“La educación y la formación de los conductores es uno de los pilares de la seguridad vial que menos ha evolucionado en los últimos 30 años” (Dr. Luis Montoro)

  • La formación y las clases de concienciación y sensibilización son una de las medidas preventivas más eficaces para que los futuros conductores eviten los riesgos viales.
  • “De nada sirve gastarse millones de euros en infraestructuras, como por ejemplo rotondas, si no sabe circular correctamente por falta de formación”.
  • En España, desde 1950, han fallecido 350.000 personas por causa del tráfico y 25 millones de personas han resultado con lesiones graves.

El Dr. Luis Montoro, presidente de honor de Fesvial y catedrático de seguridad vial ha destacado la importancia de la formación y la educación vial como eje vertebrador para el éxito del objetivo cero víctimas, durante su intervención en el Congreso de los Diputados, en un acto en el que se presentaba el informe sobre las propuestas realizadas por los comparecientes en la Comisión sobre Seguridad Vial, con ocasión del programa de trabajo sobre la “Estrategia española de seguridad vial 2021-2030”

“32 expertos, con gran generosidad, nos han dado soluciones para resolver el problema de la siniestralidad vial, plasmados en un ambicioso documento y ahora está en manos de sus señorías que se apliquen y sean efectivas”, señaló Luis Montoro.

En el documento, presentado el pasado 20 de enero de 2022 en el Congreso de los Diputados, se han tratado con rigor y profundidad los cuatro pilares de la seguridad vial: vehículos, infraestructuras, factor humano y la vigilancia y el control policial para garantizar y recordar el cumplimiento de la norma.

Presidido por la máxima autoridad del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que estuvo acompañada del presidente de la Comisión de Seguridad Vial de la cámara baja, Juan José Matarí, en el acto estuvieron, entre otros, los diputados pertenecientes de dicha comisión, el director general de Tráfico, Pere Navarro; el Fiscal de Sala de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, los integrantes de la plataforma Seguridad Vial 2021-2030: Mar Cogollos (AESLEME), Javier Llamazares (FESVIAL) y Jesús Monclús (Fundación MAPFRE), así como representantes de entidades y organizaciones vinculadas a la seguridad vial, la formación y la movilidad.

Para el catedrático de seguridad vial “la educación y la formación es uno de los pilares de la prevención que menos ha evolucionado en los últimos 30 años. La educación vial ya era obligatoria desde 1934 donde el primer Código de la Circulación español lo recogía en su artículo 7, aunque después han venido un montón de leyes que han fracasado estrepitosamente”.

“La formación es un elemento transversal fundamental que quiero poner en el punto de mira de sus señorías”, apuntó Luis Montoro: “De poco nos van a servir gastos millonarios en mejorar carreteras y crear rotondas con criterios de seguridad si no enseñamos a circular por ellas. De poco nos van a servir los sistemas avanzados de asistencia al conductor y las medias de seguridad activa y pasiva, si el conductor no sabe para qué son y cómo funcionan”. Según una encuesta,  el 70 por 100 de los conductores no saben cómo funciona el ABS, el ESP o el ASR. De qué sirven estas tecnologías si no formamos a los conductores sobre ellas.”

El Profesor Montoro señaló también que “Lo mismo ocurre con las multas y sanciones. ¿De qué nos sirven si los conductores no conocen las normas? Por mucho que se multe, será inútil. Según un estudio que hemos realizado, un porcentaje significativo de conductores desconocen los límites de velocidades genéricas de las diferentes vías, o cuando puede ir un menor en el asiento delantero o cómo se llega a la tasa máxima de alcohol permitida”. “De poco sirve prohibir el uso y manipulación del teléfono móvil o la necesidad de utilizar el cinturón de seguridad, si los conductores por falta de formación no conocen los riesgos que hay.”

Las decisiones de la Comisión de Seguridad Vial afectan al cien por cien de la población.

Luis Montoro señaló también en su intervención que la “Comisión de Seguridad Vial es, si no la más importante, una de las más importantes del Congreso de los Diputados por tres razones fundamentales:

“Porque sus decisiones nos afectan al cien por cien de la población ya que todos somos conductores de vehículos a motor o conductores de nuestro propio cuerpo. En segundo lugar, porque lo que se aprueba en la Comisión de Seguridad Vial afecta a la movilidad y de esta depende la vida social, económica y laboral de un país. Según se encauce la movilidad, la economía tomará un camino u otro y de ahí el poder de los políticos. Y en tercer lugar, porque de lo que se diga y se haga  en esta Comisión tendrá un impacto directo y muy importante sobre algo fundamental: la vida y la salud de las personas”.

Para mostrar la gravedad de los siniestros viales el catedrático de seguridad vial aportó unos datos sobrecogedores: “Desde que en 1886, Karl Benz patenta el primer vehículo propulsado por un motor de explosión y hasta hoy, según mis cálculos, han fallecido en el mundo más de 60 millones de personas y 2.500 millones han resultado heridas. Algo que se podía haber evitado”.

“En España, desde 1950, han fallecido 350.000 personas por causa del tráfico y  25 millones de personas han resultado con lesiones graves. Pese a la evidente mejora en las cifras, en los últimos cinco años la media es de unos 1.714 fallecidos anuales, diez mil lesionados permanentes y unos 120.000 heridos de diferente consideración” apuntó Luis Montoro.

El impacto económico de los siniestros viales en España, según la OCDE, se puede situar entre 11.000 y 15.000 millones de euros anuales, por los costes que suponen los traslados, hospitalizaciones, reparaciones, indemnizaciones, bajas laborales, horas perdidas,  peritaciones, costes judiciales, etc. Para Luis Montoro es importante que la sociedad reflexione sobre la necesidad de que “si una décima parte de esta cantidad se destinase a prevención, ahorraríamos mucho dinero pero sobre todo evitaríamos muchas vidas perdidas”

“Este drama económico, social y humano se podría solucionar si se toman las medidas adecuadas. Bajar de 9.834 víctimas mortales en 1989 a 1.305 en 2020 no ha sido fruto del azar, sino de que se han tomado medidas aunque quizá no suficientes”, puntualizó el presidente de honor de Fesvial.

“Tenemos por delante el próximo decenio de Acción marcado por Naciones Unidas para 2021-2030, que está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y su principal objetivo es reducir a la mitad el número de personas que fallecen o resultan heridas graves por un siniestro vial” concluye el presidente de honor de FESVIAL

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo dice claro. Los siniestros viales son explicables y prevenibles. La explicación viene desde el estudio y la investigación.

“Esperemos que los trabajos realizados en esta Comisión sirvan para explicar y prevenir los siniestros de tráfico porque no hay nada tan absurdo ni estúpido como perder la vida en un accidente que puede evitarse” concluyó Luis Montoro.

La solución de la pandemia de las víctimas del tráfico es tarea de todos

“No olvidemos lo que dice la Organización Mundial de la Salud: el accidente no es accidental y por ello es evitable, como otros muchos problemas de salud. Los cursos de concienciación y sensibilización y la mejora de la formación son la mejor vacuna para frenar la siniestralidad vial, según todas las investigaciones”, insistió Luis Montoro, Catedrático de Seguridad Vial

Ver la intervención de Luis Montoro